lunes, 4 de agosto de 2008

La Batalla que se Ganó sin Ningún Disparo, Junin, 6 de Agosto de 1824

La batalla de Junín, fue uno de los ultimos enfrentamientos que sostuvieron los ejércitos realista e independentista, en el proceso de la independencia del Perú, y que significo el principio del fin del virreinato peruano.

La batalla se desarrolló en la pampa de Junín, el 6 de agosto de 1824; que con la victoria del ejército independentistas, aumentó la moral de las tropas.

Cuando San Martín dejo el Perú; Simón Bolívar, el Libertador y Presidente de la Gran Colombia continuó la guerra de emancipación del Perú.

En el año 1824 los realistas se sostenían aún en la sierra central y el Alto Perú. Mientras que Bolívar tenía en su ejército más de 8.000 hombres, número similar al del ejercito realista.

Las fuerzas realistas estaban dispersas entre el valle del Mantaro y Alto Perú; debido a la sublevación del General Realista Olañeta en el Alto Perú, la cual fracturó la defensa del virreinato, y obligó al Virrey La Serna a mandar sobre el Alto Perú una parte importante de sus ejércitos al mando de Jerónimo Valdez, que constaba de unos 5.000 soldados regulares que tenían su base en Puno.

Bolívar conociendo esta ventaja aprovechó la oportunidad, y en junio de 1824 enfila su ejército hacia la sierra central del Perú para aislar a las solitarias fuerzas Realistas del general José de Canterac situadas en el norte.

El 2 de agosto Simón Bolívar pasó revista a su ejército en el llano de Rancas, y terminó con estas magistral discurso:
¡Soldados! Vais a completar la obra más grande que el cielo ha encomendado a los hombres: la de salvar un mundo entero de la esclavitud. ¡Soldados! Los enemigos que vais a destruir se jactan de catorce años de triunfos; ellos, pues serán dignos de medir sus armas con las vuestras que han brillado en mil combates. ¡Soldados! El Perú y la América toda aguardan de vosotros la paz, hija de la victoria, y aún la Europa liberal os contempla con encanto porque la libertad del Nuevo Mundo es la esperanza del Universo. ¿La burlaréis? No. No. Vosotros sois invencibles.
El 6 de agosto Canterac marchaba apresuradamente alrededor del lago de Junín tratando de evitar el combate con Bolívar. Esa tarde el Ejército Unido había cruzado el río Grande a la altura de Rumichaca, al llegar a una elevación pudieron observar al ejército realista en retirada acercándose a la llanura de Junín.

Sin perder tiempo Bolívar le ordeno a 900 jinetes de la caballería indendentista para intentar detener a los realistas mientras la infantería los alcanzaba. Viendo esto Canterac le ordenó a caballería realista que ataque a la caballería enemiga.


Aunque el terreno era difícil, la caballería destacada por Bolívar marchaba en columnas por un espacio angosto entre un cerro y un pantano.

A la cabeza de la caballería iba el regimiento de Granaderos de Colombia que era comandado por Felipe Braun, seguido por el escuadrón de Granaderos de los Andes al mando de Bruix, el de Coraceros del Perú del comandante Suárez, y el regimiento de Húsares de Colombia del coronel Silva.

Mientras la caballería independentista salía del trecho por el que venía y comenzaba a formarse en la pampa fue atacada por la caballería realista antes de que todas las unidades independentistas lo hubiesen logrado.

Miller al no poder flanquear por la derecha como le fue ordenado se vio obligado a cargar de frente.

Braun y Sandoval con varias compañías del Granaderos de Colombia rompieron con su primera carga la izquierda realista y empezaron a atacar la retaguardia de la izquierda realista.

En esos momentos el resto de los Granaderos y Húsares colombianos se retiraron perseguidos por los realistas y volvieron caras para atacar a la caballería realista que los perseguía.

Miller se retiro y ejecuto la táctica de fingir la retirada tras lo cual volvió y ataco la caballería realista que lo seguía mientras que el escuadrón de Suarez hacia lo mismo por detrás de sus perseguidores.

Arrojados los realistas a la llanura la caballería independentista cargo contra los jinetes realistas quienes se habían dividido en grupos.

Bolívar mando a llamar varias compañías de granaderos, pero para cuando llegaron la lucha había terminado. La batalla fue encarnizada. El combate se libró solamente con el sable y la lanza sin registrarse ningún disparo.

El ejército Unido obtuvo una importante victoria. El resultado de esta batalla, fue de 248 muertos y heridos y 80 prisioneros para el bando realista y de 143 soldados muertos y heridos entre los independentistas. De ese total, 64 soldados pertenecían al regimiento Húsares del Perú.

En reconocimiento a la brillante acción de la caballería peruana, a partir de entonces, el general Bolívar le cambió el nombre de Húsares del Perú por el de Regimiento Húsares de Junín.

Todo el enfrentamiento duró aproximadamente cuarenta y cinco minutos a una altura de 4.100 metros sobre el nivel del mar.

Con el triunfo en la Pampa de Junín la victoria completa ya estaba a las puertas.